Los populares propusieron una votación separada por puntos para alcanzar acuerdo, pero no fue aceptada por el Bloque, y el PSdeG se abstiene

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) –

   El PP ha votado no este miércoles en el pleno del Parlamento gallego a una propuesta del BNG –el PSdeG se ha abstenido– que instaba a reclamar al Estado la cesión a la Xunta de Galicia del pazo de Meirás, con una colaboración de costes compartida, al tiempo que defendía el uso “central” de la memoria histórica como eje para este espacio.

   Antes de las votaciones y después de que el Bloque haya denegado aceptar las enmiendas de populares y socialistas, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, ha pedido una votación separada para apoyar diferentes puntos. En concreto, se ha mostrado a favor de respaldar la cesión a Galicia de este espacio, así como los usos combinados relativos a las figuras de Pardo Bazán y de “quien expolió el pazo”, además del homenaje a las entidades memorialísticas que lucharon por su recuperación para lo público.

   El presidente de la Cámara, el popular Miguel Santalices, ha apelado al proponiente Luís Bará (BNG) a llegar a acuerdo por ser “Navidad”, pero el Bloque no ha aceptado esta votación por puntos.

   De este modo, no se ha alcanzado acuerdo y la iniciativa se ha votado en su conjunto, por lo que ha sido rechazada por los populares –con mayoría absoluta en la Cámara–.

   La propuesta del Bloque también pasaba por una gestión compartida con la Diputación de A Coruña y Ayuntamiento de Sada del BIC, así como para acordar sus usos.

   Igualmente, esta iniciativa demandaba que el primer acto en Meirás en enero sea un homenaje a las entidades de memoria história que lucharon por su recuperación en los últimos 40 años.

DEBATE DEL MARTES

   Aunque la votación de esta iniciativa ha tenido lugar este miércoles, el debate de la misma se produjo a última hora del martes. Entonces,

   Puy se mostró “abierto a transaccionar” esta propuesta del Bloque con el fin de “mantener la unidad” de la Cámara en la configuración de usos de esta propiedad tras la reciente sentencia que recupera Meirás para lo público.

   “Pedimos que sea transferida a la Xunta, aunque solo sea como gesto de restitución al pueblo que sufrió las confiscaciones y el saqueo de forma directa al inicio del régimen franquista”, sostenía Pedro Puy.

    El diputado del BNG Luís Bará denunció que la Xunta y el PP “intentan una auténtica operación perversa” con la “operación Pardo Bazán” para que sirva de “cortina de humo para una vez más blanquear al franquismo”.

   Tras el “logro histórico” de la sentencia que recupera para lo público el pazo de Meirás, Bará acusó a la Xunta de buscar un plan de usos centrado en Pardo Bazán y no en la memoria histórica, en una “artimaña” que identifica con lo que sucedió en la isla de San Simón, que “puede ser de todo menos una isla para la memoria histórica”.

   Y es que recrimina que el de la Xunta “es un plan de antimemoria histórica”. Por tal motivo, exige que Meirás “cuente toda la historia” y sirva para contar “la represión” y conocer el “expolio” y la “rapiña perpetrada allí”.

   Por su parte, Pedro Puy sostuvo que los “fundamentales” del pazo están recogidos en la declaración de BIC, vinculados con la personalidad de Pardo Bazán, “y, por supuesto, a la figura y al régimen de quien usurpó la propiedad y la mantuvo hasta hoy”.

   El portavoz popular resaltaba que la recuperación del pazo es un “logro que por su simbolismo adquiere una dimensión histórica”, por lo que agradece el trabajo de entidades memorialísticas e historiadores. Apunta que así se reconoce el expolio, “confirmado por la justicia”.

   “Los españoles fuimos rehenes en el pasado del relato construido en el franquismo”, observa, pero “hoy” se conoce la “represión con venganzas personales” llevada a cabo por el franquismo, que supuso “eliminar élites que ostentaban el poder durante la República”, “generando terror a base de deshumanizar al enemigo”.

    “Hoy sabemos todo esto”, ha dicho el popular. “No queremos blanquear”, asegura, aunque agrega que “muy posiblemente hubo un intento de olvido para no reabrir heridas”.

   Y es que Puy considera que “no fue fácil encontrar el argumento jurídico preciso para ganar la primera sentencia”, pero “tampoco fue fácil políticamente llegar a acuerdos sobre este tema”. Por tal motivo, insiste en mantener “la unidad”.

   “Pese a su falla de firmeza, la sentencia es una victoria jurídica que demuestra dos cosas: en primer lugar, la superioridad moral de la democracia y el Estado de derecho sobre la dictadura; y en segundo lugar, le da valor a la unidad política para ganar batallas que parecía imposible ganar”, razona el portavoz de los populares.

   El diputado socialista Pablo Arangüena remarcó el martes que la demanda que ha propiciado la sentencia “histórica” para la recuperación del pazo de Meirás “la impulsó el gobierno progresista de España”, pues la Xunta “no tuvo nunca voluntad política” hasta que hubo un ejecutivo socialista en Madrid, dice.

   Además, Arangüena recordó que fue el gobierno bipartito de Emilio Pérez Touriño el que declaró BIC el pazo, mientras el de Alberto Núñez Feijóo “lo único que hizo fue un acuerdo con la Fundación Franco” para que durante años “se hiciese apología de la dictadura” en las visitas guiadas.

   El PSdeG considera “prematuro” pedir la cesión de la titularidad del pazo, porque la sentencia aún no es firme. También supondría poner “ingenuamente el pazo en manos de quien quiere hacer un parque temático” en el que “se desvirtuase la memoria histórica”.



Source link