Redacción Euskal Herria | La siderúrgica Tubacex quiere reducir plantilla en Euskadi en uno 150 empleos, concretamente en los centros de Llodio, Amurrio y Alava. Y más concretamente en la comarca de Aiaraldea.

Se plantea un ERE de 134 empleos y un ERTE generalizado. Donde el 12% de la plantilla de Tubacex son mujeres pero engrosan el 34% de los despidos del ERE. O dicho de otra manera, trabajan 70 mujeres y se plantea el despido de un total de 50 de ellas. Desde el principio del proceso los trabajadores se han movilizado en defensa de sus puestos de trabajo, en forma de huelga. Una huelga indefinida que ya lleva en marcha desde el pasado 15 de febrero. Pero siempre hay esquiroles que entran a trabajar. Los trabajadores en huelga intentan impedir la entrada al centro de trabajo pero la Ertzaina escolta para permitir la entrada de los esquiroles al trabajo.

El 1 de febrero se sucedieron importantes disturbios a las puertas de la fábrica donde el secretario general de la Federación de Industria de CCOO, Javier Gómez fue agredido por la Ertzaintza hasta el punto de romperle el tabique nasal.

El pasado viernes 5 de Marzo en Laudio y Amurrio se paró durante dos horas en defensa de Tubacex y del empleo en Aiaraldea, muy castigada en desindustrialización. El comercio, la hostelería y los servicios de las dos localidades cerraron  de forma masiva entre las 11.00 y las 13.00 horas convocados por los sindicatos ELA, LAB, ESK y Steilas.

Hoy 8 de marzo el movimiento feminista de Aiaraldea se ha sumado a las y los trabajadores de Tubacex y han impedido que los autobuses donde escoltan a los esquiroles aceda al centro de trabajo.






Source link