El proyecto europeo Life + Iberlince, arropado por varias autonomías españolas, ha soltado recientemente tres ejemplares de lince ibérico en el término municipal de Almuradiel, Ciudad Real. Esta operación forma parte del plan para reintroducir al felino en todo el territorio de la península ibérica, hábitat natural del animal. Durante este mismo verano ya ha habido otras dos sueltas en Extremadura y están previstas otras tantas en los Montes de Toledo y Portugal.

Kiowa, Kaplán y Kairós, los tres ejemplares liberados en tierras castellanas, tienen por delante miles de hectáreas de monte mediterráneo con una densidad de conejos mayor que la que podrían encontrar en territorios donde el lince ya está asentado, como Doñana o las sierras de Cardeña y Montoro (Córdoba).

El gobierno de Castilla-La Mancha ha valorado positivamente el trabajo de los 19 socios que conforman esta iniciativa, con un presupuesto de 34 millones de euros, pero advierte que todavía hay mucho trabajo por hacer “para luchar contra los comportamientos irresponsables y los atropellos”.

Atropellos de linces

Y es que si 2013 ha sido el año en el que más ejemplares de lince se han registrado, 332 individuos, también ha sido en el que más muertes por atropello ha habido, 14 en total. Pero más preocupante es la cifra registrada en tan sólo el primer trimestre de 2014: 12 ejemplares.

Luis Suárez, responsable de especies de WWF, asegura que ya se han detectado ocho puntos negros en España, uno de ellos situado a 70 km del punto de la suelta, y que “se han denunciado en numerosas ocasiones tanto ante el Ministerio de Fomento como ante la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía”. De hecho, esta asociación está en campaña para recoger firmas y poder presentar un informe ante la Comisión Europea.
Desde el Ministerio de Fomento aclaran que ya se están tomando “medidas dentro de las posibilidades de la conservación ordinaria”, como pueden ser las de facilitar el paso por obras de drenaje o desnaturalizar el entorno de las carreteras con desbroces, siegas o colocación de escolleras para que el lince no lo considere como su medio natural. Además aseguran tener designada a una persona como interlocutora entre el Ministerio e Iberlince para coordinar las operaciones que se llevan a cabo.

A pesar de las dificultades, cabe destacar que el lince ya se está haciendo con el territorio ibérico con sus propios medios, como por ejemplo, una hembra que entró desde Andújar al territorio manchego y lleva ya un año y medio por Sierra Morena y Ciudad Real.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Piedad Milicua

Piedad Milicua

Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual casi graduada. Ojalá mi vida fuese una novela que se adaptase al cine
Piedad Milicua

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.