Pide “paciencia” con las convocatorias, descarta una “barra libre” de ayudas públicas y prevé resultados en 3 años

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) –

El Ejecutivo tiene previsto presentar de manera oficial el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con las reformas e inversiones en el primer trimestre y empezar a lanzar convocatorias para los fondos europeos a partir del segundo trimestre, con la previsión de que ya haya un “buen número” en la primera mitad del año para ejecutar el presupuesto.

Además, cree que se podrán constatar “resultados tangibles” de los proyectos de los fondos europeos en tres años y lograr que en seis años se produzca una “aceleración” de procesos que sitúen a España “a la vanguardia” en distintos ámbitos.

Así lo ha avanzado el secretario general de Asuntos Económicos y G20 del gabinete de Presidencia del Gobierno, Manuel de la Rocha, durante su intervención en un encuentro telemático organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) sobre los fondos europeos.

De la Rocha ha afirmado que España es el país “más avanzado” en la elaboración del plan de reformas e inversiones vinculado a los 140.000 millones de euros que España recibirá hasta el año 2026, si bien ha marcado la importancia de “no precipitarse” con la presentación formal y estar “seguros” de la misma para lograr la validación de la Comisión Europea.

Aunque la ventanilla inicial de Europa para la presentación de los planes estaba fijada para entre el 1 de enero y el 30 de abril, De la Rocha ha explicado que el bloqueo de Hungría y Polonia retrasó el calendario, por lo que se pueden presentar los planes hasta el 30 de abril como fecha “indicativa”, si bien un número determinado de países previsiblemente se retrasará.

En el caso de España, ha dicho que la intención se mantiene en remitir de forma “oficial” el Plan de Recuperación a Bruselas en el primer trimestre, compuesto de 10 líneas generales y 30 componentes, para que a continuación empiecen las licitaciones y convocatorias “a partir del segundo trimestre”, con la intención de que haya un “buen número” de ellas lanzadas para la primera mitad del año.

A este respecto, ha admitido que está “costando un poco más de tiempo” arrancar porque la Comisión Europa es “muy cuidadosa”, hay una serie de requerimientos y una “compleja” burocracia y se están produciendo unas negociaciones “intensas” para terminar de concretar todos los detalles, por lo que ha pedido “paciencia”, insistiendo en que España es el país “más avanzado” en la configuración del plan.

De esta forma, ha explicado que los distintos ministerios están lanzando manifestaciones de interés para pulsar el interés de los sectores y empresas en los proyectos, con una respuesta “fantástica”, ya que han participado 800 empresas en la manifestación referida a proyectos estratégicos y más de 4.000 en la del reto demográfico, entre otras, aunque éstas no son vinculantes de cara a las licitaciones.

DESCARTA “BARRA LIBRE” DE AYUDAS Y PREVÉ UN NÚMERO “LIMITADO” DE PERTE

Preguntado sobre los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE), la nueva estructura de colaboración público-privada creada por el Gobierno en la reforma de la Administración, ha indicado que se tratará de proyectos estratégicos e innovadores que sitúen a España en la “punta de lanza” de determinadas tecnología y alta tecnología de interés con un efecto tractor notorio, por lo que habrá un “número limitado”.

En paralelo, ha apuntado que habrá “coinversión”, por lo que el Estado no solo dará subvenciones y ayudas a proyectos, sino que invertirá junto al sector privado en este tipo de ámbitos.

Respecto al nuevo esquema europeo de ayudas de Estado, ha explicado que se ha impulsado una mayor flexibilidad, si bien a la hora de diseñar proyectos y del lanzamiento de convocatorias, hay que tener “muy en cuenta” los límites de Bruselas en relación a la financiación y la intensidad de las ayudas.

“No vamos a saltarnos el marco de ayudas Estado”, ha apostillado De la Rocha, quien ha indicado que se están produciendo discusiones “muy intensas” con la Dirección General de Competencia para ver el margen que puede haber con estas ayudas y ver cómo se pueden estructurar los proyectos.

De cualquier forma, cree que aunque se pida más flexibilidad a Bruselas con las ayudas, no se puede esperar que dé “barra libre” de ayudas públicas. “Cuando en algunas convocatorias el nivel de ayuda es pequeño, no quiere decir que el Gobierno no quiere dar más, sino que no puede ir más allá”, ha añadido, remarcando la importancia de que las empresas se informe del régimen de ayudas en su sector.

CONVENIOS MARCO CON LAS CCAA EN EL PRIMER SEMESTRE

En materia de cogobernanza, ha estimado que las CCAA gestionarán la ejecución de en torno a la mitad de los fondos en el ámbito de sus competencias, para lo que se realizarán convenios marco en las conferencias sectoriales a lo largo del primer semestre, con el fin de ir transfiriéndoles fondos y ejecutar proyectos en distintos ámbitos, como agua, medio ambiente, educación, vivienda o ayuda a pymes, y se distribuirán los fondos para que sean ellas las que ejecuten las convocatorias.

Las CCAA habilitarán, de su lado, algún instrumento para que los ayuntamientos puedan ejecutar los fondos. Eso sí, estos convenios marco irán “bastante marcados”, de forma que las regiones tendrán que rendir cuentas al Estado y éste a su vez a Bruselas para reportar que se están cumpliendo los objetivos.

“RESULTADOS TANGIBLES EN TRES AÑOS”

Por el momento, ha indicado que el Gobierno está en plena negociación con la Comisión Europea que considera que “no puede imponer al Gobierno de España lo que el Gobierno de España no desea”, pero al mismo tiempo tiene que aprobar el plan y se tiene que adecuar a las reformas que gozan de un “elevadísimo grado de consenso” en torno a mejorar el capital humano, el mercado de trabajo, la educación, el tamaño de pymes, la digitalizacón, un salto en renovables o la electrificacón de la movilidad.

Sobre la condicionalidad, ha indicado que hay “requerimientos” que se tienen que cumplir por parte de todos los países y cumplirse las recomendaciones país que todos los años lanza Bruselas.

Por último, el consejero-director general de la Asociación Para el Progreso de la Dirección (APD), Enrique Sánchez de León, ve un gran “oportunidad” en los fondos y un “enorme reto de gestión”, por lo que aparte de la Administración, cree que la capacidad inversora, la planificación y la ejecución de las empresas será “decisiva”.



Source link