La horripilante escena de los furibundos seguidores de Trump asaltando y ocupando el Capitolio fue traumática y esperpéntica, pero también absolutamente previsible.

Seguir leyendo



Source link