Miguel Ángel Pérez conseguía hacer cima en el K2, la segunda montaña más alta del mundo (8.611 metros) y la más difícil de escalar, el pasado martes 29 de julio. Tras una subida extenuante Pérez tuvo que vivaquear (dormir al raso sin tienda de campaña) para poder descansar antes de bajar al campamento. Cuando por fin llegó al campamento-4 sus compañeros comprobaron que estaba bien y le dejaron descansar en su tienda. Al ir a despertarle al día siguiente descubrieron que Miguel Ángel Pérez de 46 años había muerto.

Todavía se desconocen las causas exactas de la muerte, aunque se cree que la principal causa fue el cansancio acumulado en su agotado organismo después de la durísima ascensión y la noche a la intemperie.

Su compañero Ferrán Latorre le había acompañado junto con otro numeroso grupo de alpinistas hasta casi 300 metros antes de llegar a la cima, pero por el cansancio y el frío decidió abandonar la expedición hasta el día siguiente para poder recuperar fuerzas. Entonces fue cuando Pérez decidió llegar al punto más alto él solo.

El último alpinista en alcanzar el K2 no era desconocido en el ámbito de este deporte. En su historial se cuentan una cincuentena de picos escalados en tiempo récord y sin ayuda de oxígeno ni porteadores, excepto el Everest. Profesor de la Escuela Española de Esquí y alto ejecutivo de la empresa Ebro, se había obsesionado en los últimos años con el reto de los catorce ochomiles, en el que el K2 ocupaba el noveno puesto.

Alta mortalidad en el K2

Conocida como la “montaña salvaje” su coronación resulta dificultosa y cuenta con un alto porcentaje de fatalidades. Tanto es así que de cuatro personas que escalan el K2, una resulta muerta.

Desde el año 1994 son cinco los alpinistas españoles, con Pérez, que han fallecido en la cordillera pakistaní. Atxo Apellaniz, 10 de agosto de 1994, de 39 años y miembro del programa de TVE Al filo de lo imposible, muere de agotamiento en el campamento base después de haber alcanzad la cima seis días antes.

Jordi Anglés, 5 de julio de 1995, 39 años también, fellece tras una caída fortuita cuando se dirigía al campamento tras desistir de alcanzar la cumbre por agotamiento.

Javier Escartín de 45 años, Javier Olivar de 38 y Lorenzo Ortiz de 28, miembros de la expedición aragonesa de los clubes Peña Guara de Huesca y Montañeros de Zaragoza, resultan muertos el 13 de agosto de 1995 por congelación al verse sorprendidos por una temporal de vientos helados en la cima. No se pudieron recuperar sus cuerpos.

Manel de la Matta, 41 años, muere el 19 de agosto de 2004 por una peritonitis ocasionada por una apendicitis mientras descendía del K2.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Piedad Milicua

Piedad Milicua

Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual casi graduada. Ojalá mi vida fuese una novela que se adaptase al cine
Piedad Milicua

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.