Como todos saben acaban de hacerse públicos los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de este trimestre. Los datos dicen que hay 344.900 desocupados menos y que en este trimestre hay 2.300 menos que en el anterior. El número de personas ocupadas baja en 184.600, quedando el total en 16.950.300 para una población aproximada de 46.000.000. El número de desocupados computados asciende ya a 5.933.300, lo que representa el 25.93% de la población que no tiene trabajo. Hay un 2.7% de hogares en los que todos sus miembros no tienen trabajo.

La interpretación de estos datos por parte del Gobierno ha sido muy positiva, el Presidente está muy contento y los Ministros presumen de datos en comparación con los del anterior Gobierno, el cual según ellos es el culpable de lo que ocurría entonces y de lo que ocurre ahora. Me llama poderosamente la atención la cota de poder que mantienen los anteriores gestores del país según los actuales responsables, lo cual me sorprende dada la poca presencia pública y mediática de los miembros del anterior equipo de gobierno, incluido Rubalcaba, que parece que no existe.

Este optimismo radical tiene que ser sólo una pose, ya que los datos son dramáticos y según mi modesta opinión, la situación sigue siendo la de destrucción de empleo y tiende al estancamiento puro y duro del mercado laboral. Se sigue destruyendo empleo gracias a la salvaje y desmesurada reforma laboral, hecha a medida de los empresarios y que impulsó este gobierno sin ningún tipo de ayuda del anterior, por mucho que se empeñen en colgarle el sambenito a los predecesores. Dicho optimismo sólo puede indicar una de dos cosas, o el presidente y el gobierno son unos mediocres que no pueden aspirar a nada más, o lo que hacen es engañarnos mientras salvan la situación de sus camaradas empresarios, que visto lo visto son incapaces, egoístas y mediocres como ellos.

Todos sabemos que la ínfima creación de empleo de este país se basa en trabajos a jornada parcial con sueldos paupérrimos, haciendo horas extraordinarias gratis y sometidos a las exclusivas necesidades de los contratadores. Nos vemos entretanto salpicados por las descaradas y bochornosas declaraciones de ciertos dirigentes empresariales que han aprovechado la situación y se han despojado de su máscara, mostrando su monstruosa cara y sus asquerosas intenciones.

La situación real, me temo, es que toda reducción del paro se basa en la desaparición total de los derechos del trabajador y en los parados de larga duración que una vez que dejan de cobrar la prestación dejan de acudir a las oficinas de empleo y por tanto de figurar en las estadísticas. Las oficinas de empleo en vez de un servicio eficaz se han convertido en una serie de zancadillas al parado, orientadas únicamente a la retirada o reducción de dicha prestación, que contrariamente a lo que dan a entender gobernantes y empresarios, se cobra por derecho y proviene del dinero cotizado anteriormente por los trabajadores y empresas. No mencionan nada del Fondo de Garantía Salarial, el cual paga las indemnizaciones a las que no pueden hacer frente las empresas y que proviene en parte del erario público, o sea de nuestros bolsillos. Vamos que en muchos casos consiste en una estrategia para escaquearse del pago por parte de los empresarios.

Si estos datos terribles despiertan el optimismo del gobierno y de los empresarios sólo pueden significar una cosa, buscan la miseria de los asalariados y el trabajo gratuito y esto significa que nos dirigimos a una sociedad de pesadilla en la que los trabajadores nos convertimos en esclavos miserables.

Que íbamos a esperar de unos políticos que continuamente se ven salpicados de escándalos de financiación ilegal y sobresueldos, que no son más que nombres que suavizan la realidad, que muchos políticos viven de sobornos de empresarios, vendiendo así su alma al diablo.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Saturno Devora

Saturno Devora

Irreverente, imposible, inconformista, incrédulo, intenso y mordaz.
No creas nada hasta que lo hayas probado por ti mismo...
Saturno Devora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.