El crowdfunding inmobiliario se convirtió en el transcurso de los últimos años en la herramienta elegida por muchos inversores. ¿Por qué? El crowdfunding, que podría traducirse como inversión multitudinaria, busca captar fondos de diferentes personas para poder llevar adelante o fondear desarrollos inmobiliarios de interés común y se “apoderó” de diferentes herramientas tecnológicas. De este modo, consiguió despertar el interés de los millennials (y no tanto) y se transformó en la puerta de entrada al mundo financiero para muchos pequeños inversores.

Sin embargo, invertir en este tipo de proyectos en la Argentina suele transformarse de vez en cuando en una tarea compleja debido a las crisis económicas que suele atravesar el país, sobretodo, por los altos montos que se necesitan para acceder (o entrar) en proyectos de Real State convencionales.

Esta semana, la Comisión Nacional de Valores (CNV) firmó una resolución de colaboración interinstitucional con los ministerios de Economía y de Desarrollo Productivo para promover el financiamiento de la actividad inmobiliaria a través de instrumentos del mercado de capitales como los fideicomisos financieros y los fondos comunes de inversión. 

“Todas las acciones de promoción en este sentido se fundamentan en que los productos de inversión colectiva resultan ser el canal natural para la captación de ahorro e inversión para el desarrollo de las economías, brindando liquidez y financiamiento a proyectos a través del mercado de capitales“, sostuvo la Comisión. La Resolución 855/20 ya fue publicada en el Boletín Oficial. 


Mirá también

El gobierno de Estados Unidos continúa limitando las operaciones de empresas tecnológicas chinas en el país.

El mercado global del crowdfunding inmobiliario ya superó los US$ 1.000 millones de la mano de inversores jóvenes, de entre 28 y 35 años, que quieren poner sus ahorros en un edificio que quizás nunca van a ver. Pero también se establece como una herramienta para diversificar las inversiones gracias a los bajos montos mínimos.

Qué empresas están en el sector y cuáles son los montos mínimos para empezar a invertir

Desde hace un tiempo a esta parte, hay varias e interesantes opciones para realizar este tipo de inversiones desde la Argentina. Las más reconocidas son SeSocio, Crowdium, y Bricksave. En Europa, Ulule y Kickstarter son de las más conocidas.

La empresa Sumar Inversión es una plataforma con una aplicación móvil que permite invertir en crowdfunding inmobiliario. Aquellos pequeños y medianos ahorristas que ya tienen sus dólares guardados pueden invertir en ladrillos. ¿Cómo? Pueden acceder a participar a través de la compra de diferentes módulos con valores que comienzan en los U$1.000. Según el CEO Victor Zabala, el modelo de negocios de Sumar Inversión “se basa en incorporar nuevas formas de habitar los espacios”.

Otro gran player del sector es Crowdium, fundado por el arquitecto español Juancho Arregui. Junto a su equipo, creó Brickfunding, el primer agregador internacional de crowdfunding inmobiliario. Vió que el Real Estate seguía siendo un nicho y que el modelo de negocio de los agregadores era sólido y estaba probado. Ya está 30% fondeado y promete una rentabilidad de 30% anual.

Hoy, la plataforma está conectada con 42 sitios diferentes y actualmente tiene 16 proyectos abiertos con tasas internas de retornos de entre 6,5% y 26%, con inversiones mínimas que alcanzan los US$ 50. En la Argentina trabajan con Bricksave, Crowdium, Crowdfunding Inmobiliario Argentino, Grupo Konstruir y Mis Metros. Fue fundado en 2016 y en noviembre de ese año el proyecto fue aceptado por la aceleradora de negocios InnSomnia, especializada en Fintech y financiada por Bankia, donde ahora trabaja el equipo de Brickfunding.

Dentro de la plataforma Crowdium se pueden filtrar las búsquedas por tamaño de la inversión, retorno, tiempo de permanencia, tipo de propiedad, tipo de crowdfunding y ubicación. Al igual que hace Trivago, ellos venden clicks y tráfico; en palabras de Aguerri, venden la posibilidad de encontrar al inversor indicado.

La financiación colectiva de los proyectos hace que el negocio se escape de las grandes fortunas y se “democratice el mercado”, según explica el CEO. Hoy no solo es posible invertir en un proyecto nacional con poca plata, sino que es posible hacerlo en otros países, en ciudades con un importante crecimiento.  Si bien ha tenido proyectos disponibles en los Estados Unidos o incluso en lugares exóticos como Vaca Muerta, Neuquén, en este momento van por su séptimo proyecto: un edificio en el barrio de Belgrano, llamado Belgrano Golf. 

SeSocio es una plataforma de inversiones de este tipo con base en América Latina y que opera desde la Argentina desde hace ya dos años. Fue creada por los emprendedores argentino Guido Quaranta, y Gastón Krasny. En esta plataforma, que no tiene un monto mínimo para comenzar a operar, no solo está la posibilidad de invertir en Real Estate tradicional en la Argentina como el caso del barrio de Puertos del Lago V, en Escobar, sino que incluye operaciones con cajeros automáticos y espacios de almacenamiento en los Estados Unidos otorgando un interés anual fijo neto de comisiones del 5,82% anual (que se paga cada tres meses) más una revalorización estimada de la unidad de 4% anual. Los retornos son altos y en el caso de algunas inversiones comienzan de manera inmediata.

Según estadísticas de la Sumar Inversiones, el 70% de los inversores ingresan a partir de módulos de US$ 1000 y un 30% siguen interesados en participar con los de 10.000 y 25.000 dólares.

Recientemente, la plataforma sumó la posibilidad de elegir proyectos de inversión con la opción de renta fija o asegurada. Hasta ahora, solo se podía participar en proyectos de inversión de renta variable dónde la ganancia y el capital eran cobrados una vez finalizado y vendido el proyecto. 

Además, dado el contexto de pandemia que atraviesa el país, elaboraron una campaña donde el usuario puede registrarse y adquirir el módulo pagándolo a 90 días. La nueva propuesta permite que quienes opten por esta modalidad de renta fija, tengan una renta asegurada del 5% anual en dólares cada 6 meses desde el inicio del proyecto.



Source link