Un error que puede suponer retroceder en todo lo avanzado en los últimos tiempos. Así califica la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX) el anuncio del Ministerio de Trabajo acerca de un borrador para regular el teletrabajo.

Según ha explicado Javier Peinado, Secretario General de la CREEX, “estamos dispuestos, como siempre lo estamos, a sentarnos con los interlocutores de los trabajadores para abordar este tema, pero nos gustaría que toda la regulación que haya que hacer se resida en la negociación colectiva, porque somos nosotros, las empresas y los trabajadores, quienes mejor conocemos las necesidades y posibilidades en cada uno de los sectores”.

El dirigente de la organización más representativa del empresariado extremeño ha reclamado que se dé un tiempo prudencial “para que en el ámbito del diálogo social bipartito, entre representación de los empresarios y de los trabajadores, se llegue a un acuerdo, que parece razonable dado cómo ha calado esta metodología nueva que evita el presentismo”, para agregar: “sin embargo, cuestiones como el borrador de decreto que ha metido el Gobierno me parecen un error tremendo, que, de nuevo, mete en la mochila de los de siempre, en las empresas, nuevas obligaciones y nuevos gastos, y de esta forma creo que así lo único que se logrará es dificultar la implantación del teletrabajo, que volvamos atrás en lo ya avanzado en estos tiempos de pandemia”.

A juicio de Peinado “el teletrabajo, regulado de manera justa, aporta bondades, cuestiones que se venían reclamando desde hace tiempo, como la conciliación o la posibilidad de que cada persona organice su tiempo de trabajo, no en función de un horario rígido, sino a tarea, a trabajo y productividad en el desempeño”.

Por eso, ha reiterado que el intervencionismo gubernamental “puede lastrar esta evolución y que volvamos al inicio, porque la decisión sobre el teletrabajo, en último extremo, va a ser una decisión empresarial”.

Sobre el modo en que se articularía, el Secretario General de la CREEX ha asegurado que esta organización “es consciente de que habrá trabajadores que no tengan los medios para desarrolla el trabajo en su domicilio, y eso habrá que compensarlo de algún modo, pero, por favor, que nos dejen a los representantes de los empresarios y los trabajadores, que somos capaces de llegar a acuerdos, de fijar salarios, vacaciones, etcétera, que lo negociemos, porque los sectores y las actividades son muy diferentes”.

Peinado ha concluido insistiendo en que la intervención del Ministerio de Trabajo “metiéndose en este fregado” es un error.



Source link