La pandemia mundial por coronavirus COVID-19 genera que científicos y profesionales de la salud lleven adelante distintos estudios para conocer mejor al virus y mejorar los métodos para combatirlo. En este contexto, científicos italianos publicaron un estudio preliminar sobre la falta de cultivo de COVID-19 en superficies de hospitales.

El estudio apunta a que las superficies no son una forma de transmisión del virus. En un principio, se creía que la permanencia del virus variaba según la superficie. De acuerdo a un relevamiento realizado en la primera etapa del año por la Universidad de Princeton Estados Unidos, el coronavirus sobrevive hasta tres días en elementos de acero o plástico.

Los científicos aclararon que la permanencia del COVID-19 en cada superficie puede ser alterada en función de la humedad y temperatura. Sin embargo, cada vez son más los estudios que evidencian que la principal vía de contagio de la enfermedad no es a través de superficies.

La división de enfermedades infecciosas e inmunología de la Universidad de Pavia, Italia publicó un estudio en la revista The Lancet en el que analizaron superficies contaminadas en hospitales como ventilaciones, aires acondicionados, filtros de aire, rieles de camas, cajoneras e inodoros. La investigación hizo énfasis en salas de hospital en las que el riesgo se supone que es alto. “De manera sorprendente (e intrigante) no se detectó contaminación en las unidades de cuidados intensivos”, anunciaron en dicho estudio.


Mirá también

De acuerdo al especialista, los proyectos en curso sólo están diseñados para mostrar si las vacunas previenen la infección. Todos los detalles

“Estos datos apoyarían que la posibilidad de transmisión a través de superficies inanimadas es menos frecuente de lo que se reconoce hasta ahora”, sugirieron.

Los especialistas coincidieron desde un primer momento que el virus se transmite principalmente a través de minúsculas partículas de no más de 0,005 milímetros que se esparcen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Debemos usar una mascarilla si salimos a la calle y además, distanciarnos socialmente para disminuir las posibilidades de propagar el virus. Pero el estudio tiene una limitación: no intentaron cultivar en virus en superficies sino que determinaron si había presencia de COVID-19 en materiales supuestamente infectados.

Los Centros para el Control y la Prevención (CDC, por su sigla en inglés) de Enfermedades de los Estados Unidos confirmaron que algunos procedimientos hospitalarios, como la intubación de un paciente, “podrían generar aerosoles infecciosos”. Un reciente estudio del CDC encontró que el coronavirus podría viajar hasta 4 metros como un aerosol en los entornos hospitalarios.

De acuerdo a la investigación, la principal diferencia entre las gotitas y los aerosoles es que los primeros son pesados y grandes, por lo que no pueden permanecer en el aire por mucho tiempo. En cambio, los segundos, los aerosoles, también llamados núcleos de gotitas por la OMS, son más pequeños que 5 micrómetros — 0,005 milímetros.

El CDC aclaró que continuará estudiando la propagación del virus. Según el organismo, el coronavirus puede inhalarse “por la nariz, la boca, las vías respiratorias y los pulmones y causar una infección”.

“Una forma de aerosol del virus significa que la gota no cae de inmediato, sino que se queda en el aire durante un tiempo. Así que puedes entrar en una habitación pensando que todo está bien y luego inhalarlo”, explicó el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU, en The Daily Show. Otro de los estudios realizados por los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses encontró que las partículas de coronavirus podrían aguantar en forma de aerosol hasta 3 horas.

Aunque 2 metros es la distancia que los CDC consideraron adecuada para el distanciamiento social, algunas investigaciones descubrieron que el coronavirus podría llegar más lejos. La tos o los estornudos vigorosos, durante los cuales el paciente da más energía a su exhalación, pueden enviar sus partículas microscópicas más allá del rango de 0,5 y 2 metros. El estudio de los CDC se hizo eco de esta conclusión afirmando que la distancia máxima de transmisión del aerosol del SARS-CoV-2 podría ser de hasta 4 metros.

  • Hay que lavarse las manos antes de ponerse el barbijo o tapabocas.
  • No toques el frente de la mascarilla cuando te la saques.
  • Lava y seca el tapabocas de tela a diario, y mantenelo en un lugar limpio y seco.
  • Mantené la distancia social establecida a pesar de tener puesto el barbijo.
  • Si estás en la calle, no te lo saques.
  • No te confíes por tener una falsa sensación de seguridad.
  • Recordá que los profesionales de salud tienen prioridad en cuanto al uso de barbijo N95.



Source link