El comisario de Policía José Manuel Villarejo, que en los últimos años ha hecho temblar los cimientos del Estado con la ingente cantidad de conversaciones que robó en su inseparable grabadora a empresarios, políticos y la cúpula policial, se sentó este viernes 15 de enero por primera vez en el banquillo de los acusados.

Llegó de la cárcel madrileña de Estremera, donde lleva tres meses y dos años en prisión provisional, acusado de calumnias y denuncia falsa contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, al que acusa de haberle hecho «caer» y motivar su detención.

Aprovechando el juicio en el que se abordaba si Villarejo calumnió a Sanz Roldán por decir que amenazó de muerte a la ex amante del rey emérito, Corinna Larsen, para que se mantuviera callada sobre su relación con el ex jefe del Estado y todo lo que conociera de él, el comisario se reivindicó como un agente encubierto y un servidor del país, que se encargó de los asuntos más delicados para distintos gobiernos, tanto del PP como del PSOE, a petición de éstos. El lenguaje cloaquero de los sumarios judiciales en los que el policía ya es protagonista saltó a los informativos, que recogieron su declaración. Éstas fueron las frases más destacadas con las que el comisario defendió que se le debe absolver:

-En Afganistán he sido tratante de caballos, en Somalia traficante de armas, en otros sitios cuando detuvimos a Oubiña fui un comerciante que tenía barcos…

-Con la madre o con la patria con razón o sin ella. La obligación de un policía es ser patriota con su país.

-Pregunté a agentes del CNI: «¿Cómo se os ocurre enviar a este hombre a amenazar a Corinna y no a un anónimo?» Me dijeron que quería quedar bien con su señor.

-No es explicable haber trabajado como encubierto en los gobiernos del PSOE y del PP y de pronto descubrir que soy un tipo muy malo que tiene que estar en la cárcel sin juicio.

-Los americanos tienen un dicho: «Una vez es casualidad, dos coincidencia, la tercera es sabotaje».

-Soy la persona más vilipendiada de este país por haberme atrevido a decirle al señor Roldán lo que los demás no se atrevían a hacer.

-Yo no tengo nada en contra del CNI, todo lo contrario

-Nadie en los cuatro años que llevo preso sin juicio ha establecido el término presunción de inocencia. Todo el mundo me tacha de culpable, el presidente del Gobierno y tal.

-Decía Voltaire: «Lo peor del encubrimiento es que para llevarlo a cabo se cometen delitos más graves de los que se pretenden ocultar»

-Hay una máxima en la KGB: «Pueblo de borregos se merece un gobierno de tontos. Yo no he sido borrego, ni lo voy a ser. Si me tengo que morir en la cárcel, me moriré, pero nadie me va a callar»





Source link