• La cepa británica, el doble de contagiosa, avanza por toda Europa


  • En las últimas semanas se han desarrollado nuevos tipos de PCR para detectar la cepa británica


  • El SARS-CoV-2 muta de media dos letras de su genoma al mes, la mitad que la gripe

Los datos de la secuenciación del genoma completo, la epidemiología y el modelado de genética de poblaciones sugieren que la nueva variante británica del coronavirus SARS-CoV-2, denominada linaje B.1.1.7 o también 501Y.V1, se propaga con mayor facilidad, más de un 50% que otras cepas, y es lo que podríamos llamar coloquialmente un “mal bicho”.

Varios aspectos de este linaje son dignos de mención por razones epidemiológicas y biológicas. El primero es que el linaje B.1.1.7, ahora designado Variante de Preocupación 202012/01 (VOC) por Salud Pública de Inglaterra, representa una proporción cada vez mayor de casos en Europa.

El segundo es que la cepa británica tiene un número inusualmente grande de cambios genéticos, particularmente en la proteína S, la que permite que el virus se acople a las células humanas para infectarlas. Este linaje acumuló 17 mutaciones antes de que fuera detectado mediante el análisis de los dos primeros genomas muestreados y recolectados, uno el 20 de septiembre de 2020 en Kent y otro el 21 de septiembre de 2020 en el Gran Londres.

Un paciente crónico inmunodeprimido, origen probable de la cepa británica

Esta situación sugiere una evolución muy rápida, probablemente ligada a un paciente crónico inmunocomprometido, cuyo sistema inmune debilitado proveyó al virus una oportunidad para evolucionar y adaptarse. De hecho, un estudio publicado el 24 de diciembre de 2020 en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine muestra que pacientes fuertemente inmunosuprimidos pueden permanecer infectados por SARS-CoV-2 durante al menos dos meses.

Desde que fue detectado, la expansión de este linaje ha sido imparable y ha desplazado a otras variantes del virus, lo cual es indicativo de la alta capacidad de transmisión entre personas. En España el ministerio de Sanidad cifra en un centenar el número detectado de casos de esta cepa hasta el 15 de enero.

Las vacunas protegen de la cepa británica, según los primeros estudios

Existe un interés preocupante en saber si las mutaciones de este linaje u otras que puedan surgir pudieran comprometer la eficacia de las vacunas. Es un asunto que hay que vigilar con prudencia, aunque de momento el diseño de las vacunas, dirigido a provocar una respuesta inmune contra toda la proteína S (Spike protein), permite pensar que producirán una protección eficaz a pesar de las mutaciones y algunos cambios aparecidos en los sitios antigénicos.

Sin embargo, las estimaciones con modelos matemáticos predicen que, con este nuevo linaje, son necesarias medidas restrictivas más estrictas para reducir la velocidad de transmisión del virus (Rt) por debajo de 1, requisito esencial para que la pandemia entre en remisión por lo que es aconsejable evitar viajes y actividades sociales no esenciales.

Sudáfrica ha informado de otra variante del SARS-CoV-2, designada como 501.V2 o linaje B.1.351, que también es potencialmente preocupante porque los estudios indican que puede tener una mayor transmisibilidad. Esta variante se observó por primera vez en muestras de octubre, y desde entonces se han confirmado centenas de casos en Sudáfrica, donde ahora es la forma dominante del virus.

Cómo se detecta la nueva cepa británica

El 8 de enero de 2021, la FDA de EE. UU. emitió una alerta sobre posibles resultados de falsos negativos asociados con las pruebas de COVID-19 de uso común debido a las mutaciones en el código genético del nuevo coronavirus.

Por esta razón, en las últimas semanas se están aprobando nuevas pruebas de RT-PCR que mantienen una sensibilidad muy alta en la detección de variantes como la B.1.1.7 y la B.1.351. Las pruebas de diagnóstico molecular por RT-PCR están diseñadas de manera multiplex, es decir se dirigen a múltiples áreas del genoma del SARS-CoV-2, lo que ayuda a identificar pacientes positivos para COVID-19 incluso cuando surgen mutaciones en el genoma.

Las nuevas pruebas RT-PCR diseñadas para localizar la variante británica son más rápidas y económicas que secuenciar todo el genoma del virus. A pesar de ello, si es posible, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades sigue recomendando la confirmación de la mutación mediante secuenciación. España secuencia un 0,5% de las muestras del virus, frente al 10% del Reino Unido, según los datos del Ministerio de Sanidad.

La tasa de mutación del coronavirus es la mitad que la gripe

El SARS-CoV-2 es un virus de ARN y las mutaciones surgen de forma natural a medida que el virus se replica. Ya han surgido muchos miles de mutaciones, pero es probable que solo una minoría muy pequeña sea importante y cambie el virus de manera apreciable. Por supuesto, se esperan más mutaciones ya que son parte natural de la evolución y adaptación de los virus.

De momento, no hay evidencia de que la variante británica eluda la acción de la vacunación o la respuesta inmune humana, pero es prioritario mantener la alerta y realizar un seguimiento pormenorizado. Con el tiempo, a medida que ocurran más mutaciones, es posible que sea necesario modificar la vacuna. Esto sucede con la gripe estacional, que muta todos los años, y la vacuna se ajusta en consecuencia.

El virus SARS-CoV-2 no muta tan rápidamente como el virus de la gripe y las vacunas pueden modificarse fácilmente si es necesario. Un linaje típico del SARS-CoV-2 acumula dos mutaciones de una sola letra por mes en su genoma, una tasa de cambio de aproximadamente la mitad que la de la gripe y una cuarta parte que la del VIH.

Inmunización rápida y completa para frenar variantes resistentes 

Debemos tener en cuenta que crear una cohorte de individuos parcialmente inmunizados podría favorecer la aparición de variantes resistentes a las vacunas, por lo que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha desaconsejado retrasar más de 42 días la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Por tanto, para evitar sorpresas y situaciones futuras funestas en las que aparezcan nuevos linajes suficientemente evolucionados con capacidad para escapar a la presión selectiva que ejercen las vacunas, es necesaria la implementación de un protocolo de vacunación rápido, completo y global, que nos permita alcanzar cuanto antes la ansiada inmunidad de rebaño.



Source link