Dicen que la música cura y una pandemia no iba a silenciar las voces de los voluntarios de ‘Músicos por la salud’, porque la vida continuaba.

“El paciente de oncología tiene que recibir su quimioterapia, ellos siguieron yendo, ¿cómo no lo íbamos a hacer nosotros?”, asegura Gabriela Castillo, voluntaria de ‘Músicos por la salud’.

Esta cantautora se ha adaptado a las nuevas exigencias por el coronavirus y si es necesario hace conciertos online.

‘Músicos por la salud’ surge para que los más vulnerables se teletransporten por unos segundos, pero llegó el coronavirus.

“Desde los propios centros nos decían que ahora, más que nunca, era necesaria nuestra actividad“, afirma Guillermo Giner, fundador.

No han dejado de cantar desde casa

Los músicos no han dejado de cantar desde sus casas porque como ellos dicen reciben mucho más a cambio. “Es una experiencia maravillosa, te llevas la sonrisa de la gente y haces que la persona consiga cortar ese ambiente, esa situación de pesadumbre y tristeza”, añade Castillo.

La música no ha dejado de sonar porque eso nos recuerda que siempre somos un poquito más fuertes.



Source link