Miles de científicos han firmado un manifiesto internacional contra las pseudociencias como la homeopatía.

2.750 científicos relacionados con el ámbito de la salud procedentes de 44 países distintos han firmado el primer manifiesto internacional contra los efectos de la pseudociencia, una llamada de advertencia sobre los peligros que determinados tratamientos sin revisión científica tienen sobre la salud de la población, especialmente en un contexto sanitario actual, azotado por los efectos de la pandemia de coronavirus.

Los firmantes, entre quienes se encuentra el director del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS), François Leulier o el el médico y antiguo vicepresidente del Senado de Bélgica, Louis Ide, recuerdan que estas pseudoterapias han costado la vida o han causado estragos en enfermos de todo el mundo. Asimismo, lanzan un llamamiento para que las leyes comunitarias impidan la venta de productos cuya eficacia médica no haya sido probada científicamente.

“Seamos claros: las pseudociencias matan. Y no solo eso, sino que son practicadas con impunidad gracias a leyes europeas que las protegen”, reza el documento, en el que se afirma que estas prácticas ‘matan a miles de personas, con nombres y apellidos.

Los firmantes achacan el desamparo de los pacientes a la regulación actual, que, dicen, “aún permite que cientos de miles de ciudadanos europeos sean engañados a diario”. Se refieren a la directiva europea 2001/83/CE, que regula el uso de homeopatía como tratamiento “siempre que no presente riesgo alguno para el paciente”. “No es admisible -argumentan los científicos- que las leyes europeas amparen la tergiversación de la realidad científica para que miles de ciudadanos sean engañados, e incluso mueran, afirman el documento, en que se advierte que “el peligro de las pseudociencias no solo está en la sustitución de tratamientos efectivos por otros engañosos. Además, existe un obvio retraso en la atención terapéutica en todos aquellos enfermos que, ante los primeros signos de una enfermedad, reciben productos falsos en lugar de medicamentos.

Lucro económico

Los especialistas basan su argumentario en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que recoge el derecho de todo individuo a recibir asistencia médica. “Mentir a los enfermos para venderles productos inservibles que pueden matarlos incumple el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz sobre su salud– advierten los expertos-. Aunque un ciudadano tiene derecho a renunciar a un tratamiento médico estando correctamente informado, también es cierto que nadie tiene derecho a mentirle para obtener lucro económico a costa de su vida.

Mitos y realidades sobre el cáncer

Más información


Falsas creencias sobre el cáncer



Un problema de salud pública

Los expertos advierten de que “Europa se enfrenta a otros problemas de salud pública muy serios. La medicalización excesiva de la población, la generación de bacterias multirresistentes o los problemas de financiación de los sistemas públicos de sanidad ya son demasiado graves como para añadir, además, la presencia de gurús, falsos médicos o incluso médicos titulados que dicen poder curar el cáncer (o cualquier otra enfermedad) manipulando chakras, comiendo azúcar o aplicando “frecuencias cuánticas”. Por ello, los firmantes alegan que “Europa no solo debe detener el fomento de la homeopatía, sino que debe luchar de forma activa por erradicar las estafas de salud pública que implican las más de 150 pseudoterapias presentes en nuestro territorio. La vida de miles de ciudadanos depende de ello”, sentencian.

Campañas contra seudociencias

La preocupación de la comunidad científica por las pseudociencias no es nueva. El año pasado los ministerios de Sanidad y Ciencia aunaron esfuerzos para proporcionar información veraz y accesible sobre los tratamientos médicos con la campaña#CoNprueba, en la que.se identificaron hasta 73 técnicas catalogadas como pseudoterapias.

“Aunque parezca increíble, todavía existen ciertas lagunas jurídicas creadas a propósito para permitir la entrada de productos homeopáticos y similares”advierte José Miguel Mulet, bioquímico y divulgador científico, quien resalta que, por ejemplo, los medicamentos están obligados por ley a probar su eficacia, mientras que las soluciones homeopáticas únicamente tienen que demostrar que no son perjudiciales para la salud. Las pseudociencias, advierte el experto, “tienen un alto coste social y económico para los ciudadanos”, por lo que iniciativas como esta (la firma del manifiesto) sirve para dejar clara la respuesta de los científicos.

Ciencia Vs Pseudociencia en los tratamientos contra el cáncer

Más información


El peligro de las pseudociencias







Source link