La Comisión Europea ha dado este miércoles su visto bueno a la ayuda pública de 9.000 millones de euros que el Gobierno alemán ha previsto para recapitalizar Deutsche Lufthansa, la matriz de la aerolínea de bandera alemana Lufhtansa, un programa que incluye 6.000 millones en participaciones y una garantía pública para un préstamo de otros 3.000 millones.

“Esta ayuda llega con condiciones, incluido asegurar que el Estado será remunerado, y otras medidas para limitar las distorsiones en el mercado”, ha avisado la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario responsable de Competencia, Margrethe Vestager, tras defender en un comunicado que este apoyo permitirá a la compañía superar las dificultades durante la crisis del coronavirus.

Bruselas ha aprobado el programa en el marco de la flexibilización temporal de las reglas en materia de ayudas de estado adoptado para aliviar las dificultades de liquidez de las empresas europeas durante el coronavirus.

La medida no podrá exceder el mínimo necesario para garantizar la viabilidad del grupo alemán y no irá más allá de recuperar el nivel que tenía antes de la pandemia, avisa Bruselas en un comunicado.

Entre las condiciones exigidas por Bruselas para dar luz verde al rescate del gigante alemán figura la cesión de varias franjas de derechos de despegue y aterrizaje en los aeropuertos de Fráncfort y Múnich, en donde Lufthansa cuenta con un “significativo poder de mercado”.

Con ello, la autoridad europea considera que se abre la puerta a que otras aerolíneas competidoras puedan acceder a este mercado y asegurar así una competencia que permita a los consumidores optar por distintas opciones con “precios justos”.

La recapitalización estará financiada por el Fondo de Estabilización Económico alemán creado por el Gobierno de Angela Merkel para dar apoyo a las compañías golpeadas por la crisis generada por el coronavirus, sobre todo en sectores como el de la aviación en donde casi la totalidad de la flota europea quedó en tierra tras el cierre de fronteras y estrictas restricciones de viaje para tratar de contener la pandemia.

En el caso del grupo Lufthansa, del que dependen otras compañías como Swiss International, Brussels Airlines, Eurowings, Germanwings o Austrian Airlines, el Ejecutivo comunitario ha tenido en cuenta en su examen que se trata de una compañía con un “papel principal” en la economía alemana, que además garantiza la conectividad dentro de Alemania y a nivel internacional.

Las acciones de la compañía suben este jueves un 10% después de que el mayor accionista Heinz Hermann Thiele haya cambiado de opinión y respalde ahora un rescate gubernamental para el operador. “Voy a votar por la propuesta”, ha asegurado Thiele.

Su respaldo ha dado un respiro tras los temores de que podría vetar el paquete de rescate, que hará que el estado alemán adquiera una participación del 20%, lo que diluirá el poder de los accionistas actuales. 

Los accionistas deben votar el rescate en la junta general extraordinaria virtual de Lufthansa que se celebra este jueves. El multimillonario Thiele se había opuesto a los términos del rescate y propuso una participación indirecta del gobierno en Lufthansa en lugar de una participación directa y representación de la junta. El cambio de opinión de Thiele se produjo después de que sostuvo conversaciones con el gobierno el lunes



Source link