Difícilmente alguien consiguió sintetizar de manera tan precisa la actitud a tomar frente a la destrucción del Museo Nacional como el antropólogo Eduardo Viveiros de Castro.Según él, las ruinas del museo deberían ser dejadas como están, la destrucción debería ser recordada eternamente. Nada debería ser reparado o construido en su lugar. Esto haría que las generaciones futuras se acordaran de lo que son capaces aquellos que actualmente creen gobernar.



Source link

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies