lunes, enero 18, 2021
Inicio Derechos Humanos Memoria histórica Aspe cartografía el subsuelo con un georradar en busca de los refugios...

Aspe cartografía el subsuelo con un georradar en busca de los refugios antiaéreos de la Guerra Civil

0
46


Ni siquiera hay imágenes o planos de los refugios antiaéreos de Aspe (Alicante), sólo se tiene constancia de un sello de 0,25 pesetas “pro refugios” del Consejo Municipal durante la Guerra Civil y de testimonios orales. El Museo Histórico Municipal de Aspe ha puesto en marcha un proyecto de localización de los dos refugios construidos el verano de 1938 en el subsuelo del espacio que rodea el Mercado de Abastos y en la zona de las calles de Sol y de Vereda de la localidad. Los supervisores del proyecto, los arqueólogos Felipe Mejías y José Ramón Ortega, sostienen que la construcción de los refugios se inició por la proximidad de los bombardeos de la aviación italiana en Alicante y por el traslado desde Castelló a Aspe de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, un objetivo militar de primer orden. 

El trabajo de mapeado y cartografiado se hizo el pasado 4 de noviembre. Los responsables del proyecto han utilizado la unidad especializada en detección del subsuelo por métodos no invasivos del Servicio de Geodetección de Patrimonio Histórico de la Universidad de Cádiz (UCA), vinculada a su departamento de Historia Antigua. Así, el catedrático de Historia Antigua de la UCA Lázaro Lagóstena dirigió un equipo de tres técnicos especializados en la detección del patrimonio histórico y arqueológico.

El equipo ha usado un georradar multicanal XD Stream, cuyos 15 canales dispuestos en paralelo detectan anomalías en el subsuelo hasta unos cuatro metros de profundidad. Con los resultados, los especialistas en patrimonio son capaces de interpretar dónde quedan las estructuras y las galerías de los refugios en el subsuelo, además sin afectar al vestigio. El mismo equipo formado por los arqueólogos Felipe Mejías y José Ramón Ortega busca una fosa común en el campo de concentración de Albatera, tal como informó este diario.

El Ayuntamiento de Aspe, que impulsa el proyecto junto con la Conselleria de de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, cedió un vehículo todoterreno de propiedad municipal que arrastró el remolque con el georradar en las zonas donde se sospecha que permanecen bajo tierra los refugios. En el Mercado de Abastos, los especialistas usaron también un georradar de menor tamaño para poder acceder a ciertas zonas de difícil acceso.

Este martes, la consellera Rosa Pérez Garijo ha visitado la localidad para interesarse por la evolución de los trabajos y se ha reunido con el alcalde Antonio Puerto. La investigación, en fase preliminar, pretende establecer la cartografía del subsuelo para detectar posibles galerías y accesos. De momento, la unidad especializada en detección por métodos no invasivos de la Universidad de Cádiz analiza los datos obtenidos, un trabajo que requiere entre dos y tres meses.

La recuperación de los refugios antiaéreos de la Guerra Civil ha sido posible gracias al empeño de historiadores, arqueólogos y divulgadores y ha contado en los últimos años con el apoyo de las instituciones públicas. En València, están abiertos al público, tras su restauración, los refugios del Ayuntamiento y de la calle de Serranos (otros, como el del instituto Lluís Vives, el de las Cortes Valencianas o el del colegio Jaume Balmes de Russafa, se abren puntualmente para visitas). En otras localidades valencianas, como Chiva, han sido investigadores locales quienes han descubierto los refugios en el subsuelo.

Excavación de las fosas del cementerio de Orihuela

La consellera Rosa Pérez Garijo, y el director general de Calidad Democrática, Iñaki Pérez Rico, también han visitado el cementerio parroquial de Orihuela, donde se han iniciado los trabajos de exhumación de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista tras el pacto de la Generalitat Valenciana con el Obispado. Los trabajos, que comenzaron el pasado 17 de noviembre en la zona destinada al cementerio civil del Cementerio Parroquial de Orihuela, se desarrollarán durante un plazo de tres meses. Está previsto recuperar los restos de 17 republicanos fusilados en 1939 que se encuentran enterrados en una fosa común. 

El 24 de octubre de 1939 fueron ejecutadas tres personas y el 17 de noviembre otras 14 tras un juicio sumarísimo. Las víctimas procedían principalmente de Orihuela, Benferri, Jacarilla, Redován, Almoradí, Catral y Torrevieja. Pérez Garijo, ha asegurado que esta exhumación “se va cumpliendo con la hoja de ruta marcada desde el inicio de la legislatura de ir exhumando todos los restos de víctimas de la represión franquista que existen en nuestro territorio”. “Estamos devolviendo la dignidad, no de las víctimas que nunca la perdieron; con cada exhumación y cada vez que entregamos unos restos a sus familiares vamos devolviendo un poco de dignidad a nuestro país”, agrega. 

Este proyecto ha sido adjudicado por la Conselleria de Calidad Democrática a la empresa especializada en trabajos de excavación arqueólogica Drakkar Consultora (la misma mercantil que se hizo cargo de la exhumación de una fosa en el cementerio de Castelló) con un presupuesto de 23.776,50 euros para la indagación e investigación, localización, delimitación, exhumación y estudio antropológico de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista en Orihuela. Las exhumaciones de Orihuela forman parte de un lote de cuatro contratos adjudicados por la Conselleria con una dotación de 74.653,37 euros para localizar los restos de represaliados por el franquismo en fosas situadas en Castelló, Segorbe y Alicante.



Source link