Un grupo de voluntarios de Protección Animal Burgos y una decena de montañeros rescataron a un grupo de yeguas que “se separaron de su manada y se perdieron en el monte justo antes de que el temporal Filomena provocase una gran nevada de cerca de tres metros de espesor que cayó” en Valdeporres, Burgos, y que provocó que los animales quedasen sepultados en la nieve, según indica Protección Animal Burgos en su perfil de Facebook.

Fue el refugio Castro Valnera el que publicó un post “urgente” en el que pedían “colaboración para una persona de Valdeporres que tiene una manada de caballos y necesita de manera urgente que personas con esquís se ofrezcan para subirles comida”, ya que, de no hacerlo, era posible que se pudieran “morir”.

Pilar, coordinadora del Refugio Castro Valnera, cuenta a laSexta que publicó el post porque el propietario de los animales, conocido suyo, le pidió ayuda para acceder a los animales y llevarles comida. Sin embargo, debido al temporal, el trayecto hasta los caballos era inaccesible, por lo que, como se sintió “impotente” al no poder ayudarle, decidió pedir ayuda a través de la redes sociales.

La respuesta de la gente, tal y como indica Pilar, fue “sorprendente”. “Esperaba que respondiera gente de mi entorno y del refugio, pero nunca imaginé que iba a llegar a recibir 400 llamadas en un solo día de personas que querían ayudar. El poder de las redes es bestial”, celebra la coordinadora de Castro Valnera, quien todavía no da crédito a la gran ola de solidaridad que se creó a raíz del post.

Así, voluntarios, montañeros y bomberos del Parque de Burgos emprendieron el trayecto para rescatar a las yeguas, una tarea que no fue fácil, tal y como relata Pilar: “Formamos un grupo de 12 personas el primer día, pero no sabíamos exactamente dónde estaban y las condiciones meteorológicas complicaban el poder llegar hasta la zona del monte donde estaban y se hizo de noche”.

Sin embargo, no decayeron en su empeño por salvar a los animales y un día después, con el camino que ya habían trazado en la nieve el día anterior, siguieron con la búsqueda de las yeguas. “Ya había mucho camino hecho, lo que había más fácil la tarea de rescate y, además, nos apoyó el Parque de Bomberos de Burgos“, señala Pilar, quien cuenta que los voluntarios salieron a las 9:00 horas y no volvieron del monte hasta las 19:00 horas, diez horas de intenso trabajo en la nieve para liberar a las yeguas.

Se habían quedado metidas en un arroyo. Las yeguas no andan sobre la nieve, tienen que ver tierra o una nieve muy firme para atreverse a avanzar. Por eso hemos tenido que excavar un túnel para unir los dos grupos y dejarlas juntas, dándose calor”, señala, por su parte, Protección Animal Burgos.

En este sentido, Pilar indica que, en un momento dado, las yeguas se desorientaron y que “cuando el caballo tiene miedo, tira al monte”. Sin embargo, “justo se metió el temporal y fue imposible para su propietario ir a buscarles”.

Para la coordinadora de Refugio Castro Valnera, una de las claves que permitió que los animales sobrevivieran hasta la llegada de los voluntarios fue “el buen estado de salud de los animales gracias a lo cuidadas que las tiene su propietario“.

Ha sido emocionante para todos porque todos habíamos puesto empeño en ayudar al dueño y a su madre, que también es conocida. Cuando liberaron a los animales ambos lloraban de emoción. Él ha estado todo el tiempo con nosotros y nos ha agradecido la ayuda. Estamos todos satisfechos con lo que hemos hecho”, expresa Pilar.

“Gracias a que han abierto la carretera que da acceso a unos molinos de viento cercanos a las yeguas, las motos de nieve han podido remolcar hierba. Con el pienso y en la hierba aguantarán hasta que la nieve esté lo suficientemente firme para que se animen a salir de su trampa”, afirma Protección Animal Burgos, que celebra que “las redes sociales sirven para muchas cosas buenas, entre ellas, esta cadena humana que ha salvado a nueve yeguas de morir de inanición“.

En este vídeo, grabado por uno de los voluntarios, se ve a los animales atrapados por la nieve y el emotivo momento en el que, tras hacer un camino con palas en la nieve, los animales son rescatados y reciben comida tras aguantar temperaturas bajo cero en la nieve y sin ningún tipo de alimentación, mientras su propietario les mira sin poder contener la emoción.

Ahora, con las yeguas “más fuertes” gracias a la comida que les llevaron los voluntarios, Pilar espera que en la próxima semana puedan bajar a los animales de la zona. “Los animales por fin han comido y todo ha acabo bien”, celebra la coordinadora del refugio, quien destaca, sin embargo, que no se trata de un caso aislado, sino que ha habido más animales que han quedado atrapados en la nieve, muestra de que ellos también sufren las consecuencias del frío y el temporal.

Pilar, amante de los amantes y la naturaleza, y consciente, dice, de las “condiciones meteorológicas duras que hay en la zona”, afirma que si está en su mano, va a seguir ayudando a aquellos que lo necesiten y destaca el poder de las redes sociales, que han desatado una ola de solidaridad a raíz de una publicación suya en Facebook.



Source link