Hace poco, el vídeo de un bañista sacando del mar a un pez luna que terminaba muriendo en una playa de Roquetas de Mar (Almería) ponía los pelos de punta. Ahora, es el rescate de un pequeño zorro que se ahoga en una balsa de riego, también en Roquetas, lo que hace seguir teniendo fe en la bondad del ser humano. Dos jóvenes consiguen sacarlo, poniendo en peligro incluso su integridad física.

El animal nadaba exhausto, después de haber caído al agua. Una trampa mortal. Probablemente, se acercaría con la intención de beber y terminó precipitándose dentro, sin posibilidad de salir por la profundidad. Uno de los jóvenes, se descuelga varias metros por una tubería y consigue agarrarlo. “Se está muriendo”, comenta desesperado.

Pero no se desanima y comienza el duro ascenso con el animal en una mano. Con la otra se agarra a la tubería y, ayudándose de las rodillas, va trepando los cuatro metros que aproximadamente lo separan hasta llegar arriba. Aquí lo espera su compañero que le tiende una mano, mientras graba el rescate.

El zorrito apenas se mueve. “Está temblando de frío”, se lamenta su salvador. Lo pone al sol y lo acaricia mientras, con ternura, lo anima: “Ya está mi niño. Tranquilo”, le dice, cariñosamente. El esfuerzo ha merecido la pena. El animal se ha salvado, al menos, de ésta.



Source link