SEVILLA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

   El portavoz de Adelante Andalucía en la Comisión de Hacienda, Guzmán Ahumada (IU), ha reafirmado su rechazo al Presupuesto de la comunidad para 2021 al calificarlo de “antipatriótico” y que “se queda corto para los retos” de Andalucía.

   Así lo ha indicado el parlamentario de Adelante Andalucía en su intervención en el debate de totalidad del Presupuesto de la Junta en el Pleno del Parlamento para defender la enmienda a la totalidad que ha presentado su grupo, y tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno andaluz y Vox en torno a dichas cuentas.

   En primer lugar, ha agradecido al gobierno andaluz la información aportada con anterioridad a la presentación de las cuentas, unos Presupuestos que “se quedan cortos para afrontar los retos de Andalucía” porque “están diseñados por debajo de las posibilidades actuales”.

   Ahumada ha detallado que Andalucía se encuentran con un Gobierno de España que “sí va a llevar al límite la senda marcada por Europa, las recomendaciones del FMI y que va a hacer un esfuerzo importante sobre la inversión pública buscando una salida a la crisis del Covid”.

   Además, se ha referido a las transferencias a las comunidades de los fondos europeos y ha asegurado que “un escenario de recortes queda descartado” por lo que “le toca mover ficha al gobierno andaluz”.

   El portavoz de Hacienda de Adelante Andalucía considera que en los Presupuestos “se ha optado por no tocar la música que suena en Europa y en España” al presentar unas cuentas “totalmente continuistas a los anteriores”.

   Por otra parte, ha defendido que en esta situación de pandemia se ha puesto en valor “la importancia de lo público” en referencia a los servicios esenciales y al papel de las instituciones.

   “El patriotismo no se mide en los metros cuadrados de una bandera o en el número de pulseras que podamos llevar, de mi país, de mi comunidad, de mi provincia, de mi ciudad, barrio o acera”, ha rechazado Ahumada, asegurando que el patriotismo en esta crisis “queda claro que reside en la capacidad que tenemos como comunidad, como grupo humano, de protegernos ante problemas comunes”.

   Asimismo, ha argumentado que las cuentas presentadas “se quedan cortas para protegernos” y que, por tanto, son “unas cuentas antipatrióticas”, y ha criticado que “no renuncian a la política fiscal que merma las arcas comunes y, por ende, los recursos que tenemos”.

    “Ni si quiera en estos momentos en el que la mayoría social, los autónomos, las pymes, el tejido empresarial en general vive en su mayoría en ERTES, en desempleo, al pique del cierre o directamente cerrando, ni en estas circunstancias sois capaces de dejar de proteger únicamente los intereses de quienes en esta crisis no han dejado de seguir acumulando riqueza”, ha criticado Ahumada.

“SOLIDARIDAD FINANCIERA”

   Asegurando que “no es una cuestión de ricos y pobres” y abogando por “dejar a un lado los clichés”, ha defendido la “solidaridad financiera” que, según ha explicado, es que “aquellos que tienen más contribuyan para que tengamos recursos para protegernos todos, sin distinción”. “Es una cuestión de supervivencia, de poder o no poder mirar al futuro”, ha resumido Ahumada.

   Ha argumentado que “se puede subir” el déficit porque “hay necesidades que cubrir como para hacerlo” y le ha pedido al gobierno andaluz que añada “una columna más a sus tablas Excel” con el número de familias en riesgo de exclusión social, los parados o los niños sin tres comidas al día, entre otros.

   En este sentido, ha sugerido un plan de empleo “con el que miles de andaluces dejen de depender de un subsidio y coticen, consuman y contribuyan con su trabajo a mejorar infraestructura que a corto-medio plazo reactiven la economía”. “Es gastar hoy para ingresar parte desde hoy y gran parte a partir de mañana”, ha apuntado.

“LA PRUDENCIA” EN EL GASTO, “AUSTERICIDIO”

   Ha indicado al gobierno que su “prudencia” en el gasto “no deja de ser austericidio” y le ha acusado de “no haber aprendido nada de la pandemia y de la importancia de lo público”.

   En cuanto a lo sanitario, Ahumada ha defendido que “nuestra salud depende del estado de salud de nuestros servicios públicos” y ha destacado que el coronavirus “ha puesto en evidencia que la capacidad de respuesta de estos estaba muy mermada tras una década de deterioro continuado de los servicios públicos en general”.

   El parlamentario de Adelante no comparte “las hipérboles” del gobierno a la hora de catalogar este Presupuesto en su vertiente social y aunque reconoce que los aumentos “son importantes”, argumenta que se realizan porque “se ven obligados tanto por las necesidades del momento, como por las transferencias que reciben para ello”.

   También se ha referido a la “factura de la crisis para Andalucía” y ha lamentado que “en innumerables ocasiones se ha pedido que se ofrecieran” estos datos.

   Al no recibir “la factura de la crisis”, el parlamentario asegura que tienen que “indagar intentando llegar a conclusiones con los datos que se tienen”. “Si este Presupuesto recoge los gastos extraordinarios que este gobierno ha tenido que acometer este año para prevenir lo que viene el año que viene y si en este sentido el presupuesto aumenta en 1.445 millones de euros el gasto para 2021, y si va a recibir 2.000 millones de euros y Andalucía, sólo del fondo Covid, ha recibido más de esa cantidad”, Ahumada se pregunta si “Andalucía este año le ha ganado dinero a la crisis”.

“SIN DEMANDAS DE LOS SANITARIOS”

   Por otra parte, Ahumada ha lamentado que “no se incorporan en estos Presupuestos las principales demandas de los sanitarios públicos en Andalucía” y ha criticado que el gobierno “recorta en investigación y desarrollo y no dota suficientemente a las universidades”. “Las dos bases, los motores para ello, los dejan sin recursos suficientes en estas cuentas porque lo del cambio del modelo productivo no va con ustedes”, ha reprochado.

   “Renuncia al cambio del modelo productivo, a la industrialización de Andalucía, a contribuir a la lucha frente al cambio climático desde una política de transición energética que genere empleo, mientras se dejan a su suerte a los sectores existentes en Andalucía”, ha lamentado Ahumada.

   Igualmente, ha calificado de “insuficiente la subida en agricultura, ganadería, pesca, que está ligada a los programas europeos” y la ha tildado de “insuficiente, cuando no inexistente” en el caso de Cultura o el sector servicios.

   Respecto al plan ‘Andalucía en Marcha’, ha advertido de un “método nada novedoso pero que puede ser igual de pernicioso que otros de antaño si no hay equilibrio entre el coste inicial del proyecto y el gasto real a pagar a quien realiza ese proyecto”.

   En este sentido, ha preguntado cuáles son los proyectos con sus presupuestos de las obras que se quieren realizar a través de este método y cuál es el análisis de coste de cara al futuro de cada uno de los proyectos.

   Por último, Ahumada ha insistido en que “aun pudiendo” se ha elegido construir unas cuentas “continuistas que se quedan cortas” y ha subrayado que “no se ha movido ficha y se han limitado a incorporar aquellas transferencias cifradas y comprometidas para acometer los problemas del momento inmediato”.

   A pesar de las circunstancias excepcionales, “marcan un modelo que sólo les puede llevar a seguir negociando con los socios preferentes, el mismo que pone vetos a que se negocie con otros” porque, según considera Ahumada, el Gobierno andaluz “está cómodo con incorporar en su ideario político sus exigencias”.



Source link