La cultura en Mallorca estará ‘en obras’ este 2021. Tras años en stand by, y a pesar de las consecuencias económicas derivadas de la pandemia del coronavirus, Govern, Consell y diferentes ayuntamientos de la Isla se han puesto manos a la obra para que este nuevo año se materialicen por fin un puñado de proyectos de reforma o construcción largamente esperados y dedicados a la cultura en todas las disciplinas artísticas: se prevé la inauguración del Centre Internacional de Fotografia Toni Catany, en la localidad de Llucmajor, tras dos años de obras; se iniciará la construcción de las salas de ensayo en Son Fortesa (Palma), así como La Caja de Música, la futura sede de la Orquestra Simfònica; también se ha dado luz verde a los pliegos para la contratación de la empresa que acometerá las obras de reforma de la antigua fábrica Can Ribes; y Cort ha aprobado la modificación que hará posible el proyecto de adecuación de Sa Presó de Palma para dedicar este espacio a las artes visuales.

Colección Catany

Coronavirus mediante, junio debería ser el mes en el que se certifique el final de obra del Centre Internacional de Fotografia Toni Catany, que convertirá la localidad de Llucmajor en un punto de referencia de la fotografía y, al mismo tiempo, hará difusión del archivo y la obra del conocido fotógrafo, fallecido en Barcelona en 2013.

El nuevo equipamiento conservará el archivo y la colección del autor, formados por 100.000 diapositivas y negativos, y otras 2.000 fotografías positivadas, también pertenecientes a su legado particular. Además, acogerá cerca de 300 obras de fotógrafos contemporáneos que forman parte de su colección personal y el fondo fotográfico de Tomàs Monserrat (Llucmajor, 1873-1944), cámaras antiguas y una biblioteca en imágenes.

Por otra parte, tras años de polémica y paralizaciones con alto contenido político, el Consistorio palmesano aprobó hace unas semanas destinar 930.000 euros a la rehabilitación de la antigua fábrica de Can Ribes de Palma, situada en el barrio de La Soledat. Se ha dado luz verde a los pliegos para la contratación de la empresa que ejecutará las obras de reforma, con un plazo de doce meses para el vaciado central del edificio con la demolición de siete de sus quince corredores de acceso, que se convertirá en un centro dedicado a las artes circenses.

PALMA - Cort prevé abrir las salas de ensayo de Son Fortesa a finales de 2020.
Imagen de la presentación del edificio que albergará las salas de ensayo.

Una de las deudas históricas del Ajuntament de Palma con el sector musical también está a punto de saldarse. Las obras de los locales de ensayo destinados a bandas de música locales, que se ubicarán en la barriada de Son Fortesa, comenzarán previsiblemente el primer trimestre de 2021; un año después de que la Junta de Gobierno de Cort aprobara el proyecto de ejecución de este equipamiento. Con una inversión de 458.045,50 euros, el edificio albergará diez salas de ensayo, baños y espacios para la gestión y la administración del equipamiento en un solar de propiedad municipal, en la calle Zuloaga, 1.

Otros proyectos

Otro proyecto que debería salir de la parálisis en 2021 es la ambiciosa Caja de Música, en Palma, que albergará la futura sede de la Fundació Orquestra Simfònica y que se levantará en un solar de Nou Llevant. Con la licencia de obras concedida, el Govern acabará el proyecto ejecutivo para licitar las obras y comenzar la construcción del edificio, aunque no se ha especificado la fecha. La nueva sede de la Simfònica, presupuestada en 6,2 millones de euros, tendrá una sala de ensayos, oficinas y salas de estudio, con el objetivo de mejorar las condiciones de trabajo de los miembros de esta orquesta.

Más retrasadas van las obras de acondicionamiento de Sa Presó, la antigua prisión de Palma que se inauguró a finales de los años 60 y se cerró definitivamente en 1999. El objetivo es que se convierta en un espacio dinámico para el tejido cultural de la ciudad, agrupando centros de creación y de apoyo a las profesiones de la cultura.

Está previsto que este mes se apruebe la modificación del PGOU, para rehabilitar el edificio de las celdas, que en la actualidad cuenta con una treintena, y convertirlo en espacios individuales más amplios, por lo que el número bajaría a una docena.



Source link